viernes, 7 de septiembre de 2012

Noticias del mercado

Hace algunos meses y en un encuentro virtual tuve la suerte de poder formularle una pregunta al showman y escritor venezolano Boris Izaguirre, sobre su última novela Dos monstruos juntos, la inmediatamente posterior a la exitosa Villa Damiante, finalista Premio Planeta 2007. La coincidencia espontánea no me dejó oportunidad para rebuscar en el baúl de las preguntas imposibles, ese lugar de donde tratamos de sacar la interrogación más interesante, que nos descubriría ante el personaje interrogado como alguien con personalidad deslumbrante, así que solo me dio tiempo a no aturrullarme y no balbucear más de la cuenta y necesario. Lo cierto es que cuando uno se encuentra ocasionalmente y de repente frente a personas a las que admira nos convertimos en un manojo de nervios que no nos permiten salir de la perplejidad hasta no pasados unos minutos de acomodo, al menos ese es mi caso. Fíjense si la pregunta resultó tan normal, tan poco sorprendente para cualquier autor, que antes de formularla ya sabía la respuesta que iba a encontrar. Le pregunté algo parecido: ¿Boris, tienes un patrón a modo de sistema para la creación de las historias, o cada una de tus novelas requiere una manera diferente de escribirlas? -¡No! Cada una exige una manera diferente de desarrollarla- me respondió. Ahí concluyó el acto entre él y yo. Tengo que confesarles que el encuentro no me creó ningún tipo de complejo, porque si la pregunta era rompedoramente vulgar tanto o más esperada fue la respuesta.

Después de contarle esta secuencia de la experiencia vivida ustedes se preguntarán a qué viene este cuento a modo de sainete, pues bien, con esto quería decirles que para enfrentarse a la narración de una historia lo mejor es sumergirse en ella, para poder hacerlo con fundamento, y como esta mañana no tenía claro por cuál de las noticias aparecidas esta semana decidirme para escribir este texto de mi blog de opinión, me fui al mercado a guiarme por el pulsómetro de la calle.!Los mercados son fantásticos¡ Un método infalible para conocer a los ciudadanos de cada lugar que aprendí de mi amigo el canario Lorenzo Ferreira hace ya varias décadas. Me decía que los mercados y los cementerios son de visita obligada para el viajero si se quiere conocer bien a la gente del lugar. En ellos se encuentran cómo viven y se alimentan y el respeto y apego que le tienen a sus antepasados y a la vida. Esto lo he contado en distintas ocasiones y es muy probable que lo encuentren en otros de mis escritos.

Y eso es lo que hice esta mañana, entre mis obligaciones me di un respiro y me acerqué al mercado Sanchez Peña, al de la Plaza de la Corredera. Los mercados animan los sentidos, su alegría, el colorido, el exotismo de algunos de sus productos... y los chismes del personal a la espera del turno. Ahí quería yo ir. A saber cuáles eran las preocupaciones de los ciudadanos, las inquietudes generalizadas. Pero la respuesta fue tan variopinta como la propia mercancía a la venta en los diferentes puestos. Los había para todos los gustos, de distintas procedencias y contenidos. Por supuesto la economía de esta crisis/fraude que padecemos era el tema preferido, el trabajo o la falta de él, los recortes sociales en educación, en sanidad y especialmente contra los inmigrantes sin papeles, la corrupción política, el regreso de la España más rancia y retrograda a los puestos de gobierno, la nueva ley contra el aborto y el acoso de los religiosos contra las parejas del mismo sexo... lo caro que se había puesto el pescado, la carne, la verdura y la fruta... y el atraco a mano armada que supone la subida del IVA que ha terminado por vaciarnos los bolsillos.


Para serles sincero no saqué nada en concreto sobre noticia bloguera de mi visita al mercado en cuestión. Luego, a la hora del almuerzo, pensé en buscar alguna información relevante en algunos de los diarios internacionales, quizás alguna reseña de poca trascendencia que pasó casi desapercibida aunque con un peso específico periodístico, pero no hallé noticia  que me "suliveyara". A cualquiera que se le cuente que a veces no encuentro tema interesante para escribir, con la cantidad de sucesos llamativos que ocurren en el mundo cada día, no me creería. Pero así es, cualquier noticia puede ser válida para una opinión pero uno siempre busca la más atractiva.

Recordé lo relacionado con el caso del Códice Calixtino, las últimas noticias que decían que en recientes declaraciones el acusado electricista había culpado ante el juez al deán de la catedral y a otro religioso de formar parte de la trama del robo hace una año aproximadamente. El juez no ha creído oportuno darle valor a las palabras del ladrón, pero lo cierto es que no tiene nada de descabellado pensar que pudiera haber sido de esa manera como ocurrió. Según el detenido fue el deán y otro religioso quienes le ofrecieron al electricista que sustrajera el códice, que lo mantuviera guardado y que pasado el tiempo lo devolviera. Esto le daría publicidad y atraería público a visitar la catedral, lo que supondría entrada de divisas en las arcas que estaban sufriendo un desgaste alarmante. A cambio le darían una cantidad como pago de su complicidad. Esto explicaría el dinero encontrado en casa del electricista. Bueno pues, eso precisamente es lo que ha sucedido, desde que pusieron el códice a la vista del público la catedral se ha llenado de turistas. Así como tampoco resulta extraña la versión en cuestión de seguridad, recuerden que solo tres personas tenían llave de acceso al códice y una de ellas era el deán. Un caso extraño sin duda, pero que estando la Iglesia de por medio el beneficio de la duda seguramente recaerá de la parte religiosa.

También me pareció interesante la noticia del misterio del león sin testículos del Congreso de los Diputados. Son dos, Velarde parece que no sufre anomalía que lo haga diferente, en cambio, Daoíz carece de bolsa escrotal y todo apunta que desde 1.865, desde que los esculpiera en bronce Pociano Ponzano. Uno entiende que esos atributos leónidos no son cosas de mirar todos los días, pero poner en entredicho la masculinidad del felino con las hechuras de fiero que presenta porque no tenga escroto tampoco me parece cosa seria. Parece que la nueva moda en este país de perjuicios es la de restaurar las obras de arte, por lo que ya han salido a la palestra quienes se ofrecen para colocarle los testículos a Daoíz, algo que me produce sonrojo y temor, no vaya a ser que nos salga una nueva Cecilia y le restaure los atributos masculinos al fiero de bronce de manera poco ortodoxa. Acuérdense de lo sucedido recientemente con el "Ecce Homo" de Borja y su parodia nacional.


Obra protegida bajo licencia creative commons 3.0

1 comentario:

  1. Muchas gracias por darme un rato tan agradable al leerte. Coincido plenamente en tu curiosidad por los mercados y los cementerios. Viviendo en Barcelona, con la Boqueria al lado y con mis muertos en Montjuïc es muy difícil no crecer amando la vida tan distinta que ambos lugares emanan.
    Con lo de los testículos me levantado esta mañana en el Facebook. Voto por una broma del artista y crear una leona disfrada. Todo el mundo sabe que no es tan fiero el león como lo pintan y en realidad la fiera es la leona.
    Desgraciadamente la parodia nacional es a diário.

    ResponderEliminar

Sea respetuoso!! Esa será la única condición para que los comentarios aparezcan publicados en el blog.